GLUCOSA



INTRODUCCIÓN
La glucosa constituye el carbohidrato más frecuente en la sangre periférica. Su oxidación representa la principal fuente de energía para las células del organismo. La glucosa proveniente de la alimentación se convierte a glucógeno para su almacenamiento en el hígado o a ácidos grasos para ser almacenada en el tejido adiposo. El estrecho intervalo de concentración de la glucosa en sangre (glucemia) es controlado por numerosas hormonas, siendo las más importantes las sintetizadas en el páncreas.
  La causa más frecuente de hiperglucemia es la diabetes mellitus, producida por una deficiencia en la secreción o en la acción de la insulina. Además, existen numerosos factores secundarios que contribuyen a elevar los niveles de glucemia, Entre éstos cabe destacar la pancreatitis, la disfunción tiroidea, la insuficiencia renal y las hepatopatías.
  La hipoglucemia se observa con menor frecuencia. Son variadas las afecciones que pueden causar niveles reducidos de glucemia, como por ejemplo el insulinoma, el hipopituitarismo o la hipoglucemia inducida por la insulina. La determinación de glucosa en orina se emplea como procedimiento de detección sistemática de la diabetes, como ayuda en la evaluación de la glucosuria, en la detección de defectos de los túbulos renales y en el tratamiento de la diabetes mellitus. La determinación de glucosa en el líquido cefalorraquídeo se emplea en la evaluación de la meningitis, de la afección neoplásica de las meninges y de otros desórdenes neurológicos.

PRINCIPIO DEL TEST
Test por radiación ultravioleta.
Método de referencia enzimático empleando hexoquinasa. La hexoquinasa cataliza la fosforilación de la glucosa a glucosa-6-fosfato por ATP. La glucosa-6-fosfato deshidrogenasa oxida el glucosa-6-fosfato en presencia de NADP a gluconato-6-fosfato. No se oxidan otros hidratos de carbono. La velocidad de formación de NADPH durante la reacción es directamente proporcional a la concentración de glucosa y puede medirse fotométricamente.

UNIDADES USADAS
mg/dL
Factor de conversión para pasar al SI: x 0.05551 (mmol/L).

TIPOS DE MUESTRAS USADAS
Sangre: suero o plasma tratado con heparina de litio, EDTA bipotásico y con fluoruro. Recoger la sangre por punción venosa con un sistema de tubos de vacío en individuos que estén en ayunas. La estabilidad de la glucosa en las muestras depende de la temperatura de almacenamiento, de la contaminación bacteriana y la glucólisis. Separar las muestras de plasma o suero sin conservante de las células o del coágulo dentro del lapso de media hora tras su extracción. Si la sangre se deja coagular tras su extracción y reposar sin ser centrifugada a temperatura ambiente, la glucosa en suero disminuye en una tasa promedio de 7 % por hora (5-10 mg/dL). Esta reducción se debe a la glucólisis. La glucólisis puede ser inhibida recogiendo las muestras en tubos conteniendo fluoruro sódico.

Estabilidad (sin hemólisis):
8 horas a 15-25 °C
72 horas a 2-8 °C
Estabilidad en plasma con fluoruro: 24 horas a 15-25 °C

Orina: recoger la orina en un frasco pardo. Antes de comenzar a recoger la orina de 24 horas, añadir 5 mL de ácido acético glacial al recipiente para conservar la glucosa en la orina. Si las muestras de orina no se conservan adecuadamente pierden, recogidas a temperatura ambiente durante 24 horas, hasta el 40 % de su contenido de glucosa.Por esta razón, sírvase conservar las muestras en hielo mientras se recojan.

LCR: el líquido cefalorraquídeo puede contaminarse con bacterias y contiene frecuentemente otros componentes celulares. Por ello, las muestras de LCR deben analizarse inmediatamente o conservarse a 4 °C o -20 °C. Centrifugar las muestras que contienen precipitado antes de efectuar el test.

DEFINICIÓN DEL TEST
Equipo usado: Cobas 6000 (en el módulo C 501).
Tipo de medición: 2 puntos finales.
Calibración: Calibración lineal a 2 puntos: agua (blanco) y calibrador (Cfas).
Control de calidad interno: Precicontrol universal (2 niveles).
Control de calidad externo: Un control mensual enviado a la SEQC.

LIMITACIÓN DEL ANÁLISIS E INTERFERENCIAS
Criterio: Recuperación dentro de ± 10 % del valor inicial con una concentración de glucosa de 3,9 mmol/L (70,3 mg/dL).

Suero/plasma:
Ictericia: sin interferencias significativas hasta un índice I de 60 (concentración de bilirrubina conjugada y no conjugada: aprox. 1.026 μmol/L ó 60 mg/dL).
Hemólisis: sin interferencias significativas hasta un índice H de 1.000 (concentración de hemoglobina: aprox. 621 μmol/L ó 1.000 mg/dL).
Lipemia: sin interferencias significativas hasta un índice L de 1.000. La correlación entre el índice L (correspondiente a la turbidez) y la concentración de triglicéridos no es concluyente.
Fármacos: no se han registrado interferencias con paneles de fármacos de uso común en concentraciones terapéuticas.
Otros: en casos muy raros pueden obtenerse resultados falsos debidos a la gammapatía, particularmente del tipo IgM (macroglobulinemia de Waldenstroem).

Orina
Fármacos: no se han registrado interferencias con paneles de fármacos de uso común en concentraciones terapéuticas.

Los valores de glucosa obtenidos con material de estudios multicéntricos, al ser comparados con un método de glucosa oxidasa con electrodo de oxígeno, demostraron tener una desviación positiva promedio del 3 %.

VALORES TEÓRICOS
Suero, plasma:
Neonatos (1 día): 40-60 mg/dL
Neonatos (> 1 día): 50-80 mg/dL
Niños: 60-100 mg/dL
Adultos: 74-106 mg/dL
60-90 años: 82-115 mg/dL
> 90 años: 75-121 mg/dL
Orina:
Orina de 24 horas: < 0,5 g/24 h
Orina aleatoria: 1-15 mg/dL

LCR: los valores de glucosa en LCR deberían equivaler al aproximadamente 60 % de los valores en plasma. Para una interpretación clínica adecuada, compararlos siempre con los valores de plasma obtenidos paralelamente.
Niños: 60-80 mg/dL
Adultos: 40-70 mg/dL